La correlación entre el petróleo a 50 dólares el barril y el conflicto entre Arabia Saudita y Qatar.

Arabia Saudí es conocido como un estado rico en petróleo que puede permitirse ser el mayor importador de armas del mundo y comprar armas de los Estados Unidos por 110 mil millones de dólares. Pero lo que es menos conocido es que este gobierno tiene hoy un enorme déficit presupuestario.

Hace diez años, los presupuestos estatales de esta dictadura petrolera obtenía ganancias anuales de alrededor del 30%. En 2017 esto resulta en un deficit del 17%.

Según el Fondo Monetario Internacional (FMI) Arabia Saudita necesita un precio del petróleo de por lo menos 105 dólares por barril para equilibrar sus presupuestos. Ahora el precio del petróleo, entre otras cosas gracias a la guerra de precios que fomenta Arabia Saudita, está a $ 48 por barril. Si el precio se mantiene a futuro, bastarán solo unos cinco años para que las arcas estén vacías, según el FMI.

La economia saudi asi descansa sobre pilares que están a punto de desmoronarse.

La guerra y la misión islamista

Arabia Saudita, lleva una criminal guerra contra su vecino país Yemen y ha inyectado toneladas de dinero y recursos para el movimiento yihadista en el Oriente Medio y el Norte de África. Por otra parte, el país se considera a sí mismo como “el guardián de los dos santuarios” ha dirigido la muy costosa misión en todo el mundo de su variante especial de un Islam extremadamente conservador -el wahabismo – también llamado ‘petro-Islam’. El país debe haber financiado unas 2.000 mezquitas en el extranjero y un gran número de escuelas coránicas y agrupaciones salafistas. Arabia Saudita, a saber, no acepta refugiados de Siria, pero sí ha ofrecido aportar su contribución para la construcción de 200 nuevas mezquitas en Alemania (!).

La crisis económica que viene.

Abreviando, los ‘decapitadores’ de Riad están usando dinero como si no existiera el día de mañana, y esto se está convirtiendo en un problema cada vez mayor.
Por supuesto que Arabia Saudita aún posee una fortuna inmensa. La autoridad monetaria (Saudi Arabian Monetary Authorty) tiene una reserva de 500 billones de dólares. Pero esta fortuna se está esfumando rápidamente. Hace tres años esta gigante masa de dinero contaba unos 750 billonnes de dólares. Osea lo que se denomina en la juerga de economía angloparlante un ‘burn rate’ (una tasa de quemado) del 1/3 del capital en tres años. Casi cualquiera puede calcular cuanto tiempo de vida le queda a esa fortunita.

Una organización criminal

Los autores Sarah Chayes y Alex de Waal escriben en la revista en línea ‘Atlántic’ (en inglés) en 2016 que Estados Unidos debe prepararse para el derrumbe de Arabia Saudita.

Ellos escribieron que Arabia Saudita no es ningún estado en absoluto, pero podría describirse ya sea como una construcción política inteligente con un modelo de negocio insostenible o como una “organización criminal organizada vertical y horizontalmente”, lo que es una descripción muy precisa.

Tom Holland, que previamente escribió para el diario South China Morning Post, escribe en el diario en línea ‘This week in Asia’ que hay una relación entre un precio del petróleo de 50 dólares y el conflicto con Qatar. A continuación se remonta a la frágil construcción de la llamada ‘petro dictadura’.

Un acuerdo endeble

Cuando los británicos dejaron sentada la dominación de la península arábiga por la familia Saud, sucedió con el apoyo de los líderes tribales en las tierras altas del interior de Nechd. Abdul Aziz Ibn Saud recibió el apoyo de una organización que se llama Ijwan (hermanos), que ata las tribus de Nechd juntos. Más tarde Ibn Saud derrocó a Ijwan, pero la red que representaban no había desaparecido, escribe Holland. Ellos era leales a la familia real, en cierto sentido, pero esta lealtad solo es dependiente de los grandes y pesados subsidios económicos que reciben. Y ahí está el problema.

El vecino país de Qatar es visto por Riad como un advenedizo molesto. Qatar es el país más rico del mundo según el PIB per cápita, basando su posición en ser el mayor exportador mundial de gas natural. Es obvio que hay fuerzas en Riad que quisieran ver esta mina de oro incorporada en el reino.

Una bomba a punto de estallar

A saber Qatar tiene no sólo tiene una cooperación pragmática con el principal enemigo de Arabia Saudita, Irán, sino que también ha dado apoyo a los miembros del movimiento clandestino Ijwan -o ikhwan-  se puede ver la fuerza explosiva en el conflicto.

Holland escribe:

Pero lo que realmente encabrita a Riad es el refugio y socorro que Qatar ha ofrecido a algunas de las grandes figuras de la Ijwan oculta, así como el apoyo de Doha, capital de Qatar, a la Hermandad Musulmana y Hamas, y a las organizaciones análogas de Egipto y Palestina. Lo último que Riad está dispuesto a tolerar es un vecino que dé apoyo a grupos opositores dentro de Arabia Saudita en un momento de tensión económica.

La estabilidad de Arabia Saudita, en otras palabras, se comparan con una bomba a punto de explotar. La guerra desastrosa y costosa contra el Yemen ha acelerado este proceso y un precio sostenido del petróleo de alrededor de USD 50 se tragará rápidamente las reservas financieras del país. Cuando esta bomba estalle, habrán muchos que van a luchar por el control de la península arábiga, y entre ellos se encuentran tanto el Estado Islámico y Al Qaeda. Por otra parte obviamente, los diversos estados imperialistas así como varios países vecinos querrán participar en la repartición de ‘la piñata’ saudita.

 

steigan.no/noruego.today

Pål Steigan

Jeg er Pål Steigan, skribent, kulturarbeider, kommunist, kokk og amatørfotograf – jack of all trades, master of none. Send tips og tilbakemeldinger her.

 

Legg inn en kommentar