Noruega en pié de guerras

Noruega gasta mucho dinero vendiendo el mensaje de que somos una nación de paz, mientras que los hechos demuestran que Noruega cada vez más se está convirtiendo en un estado bélico. Noruega no sólo estuvo a la vanguardia de los bombardeos de Libia, también somos campeones de 1.a división cuando se trata del gasto militar por habitante’.

Compra de aviones de combate F35 

El gobierno de coalición noruego demostró su sumisión absoluta al complejo militar-industrial de los Estados Unidos, colocándose a la vanguardia entre los compradores del escandaloso avión F-35 de Lockheed Martin. El avión está diseñado para combates de agresión internacional como en el que Noruega participó activamente contra Libia, además este avión es prácticamente inapto para la defensa de Noruega.

La compra de estos aviones es la adquisición militar más cara de la historia del país, y aún nadie aquí es capaz de decir lo que va a costar.  El programa de la televisíón estatal NRK centró la atención sobre ésto en un reportaje el 04.16.2013. El gobierno estaba molesto de tales revelaciones y respondió con un comentario defensivo. Aquí se supo que el gobierno ahora estima que el costo total de esta compra será de 62,6 mil millones de dólares. Ésto significaría cerca de mil dólares por cada noruego. Osea que Noruega figura como el estado que más invierte por persona en este proyecto.

En términos de población, unos 5 millones de habitantes, Noruega es el país que más aviones F35 tiene.
Con la compra de esto aviones el gobierno de coalición de Noruega ubicó a al país entre los más beligerantes del mundo. Éste es un plan sumamente costoso para Noruega que durante al menos una generación será un mercenario de los Estados Unidos y de la OTAN.

Complejo Militar Industrial

La expresión “complejo militar industrial” era un término que el presidente Dwight D. Eisenhower asentó sobre la colusión entre los militares y la industria que  juntos condujo a un armamentismo cada vez mayor en EE.UU.

Ahora vemos que algo similar ocurre en Noruega. La militarización de Noruega es muy rentable para la industria militar noruega, tales como Kongsberg Gruppen, Nammo y ahora Umoe, que ha firmado un contrato gordo para la industria de las armas americanas. El negocio de armas noruegas nunca ha crecido más que ahora con un gobierno social demócrata aliado con centristas, donde se unen democristianos e izquierdistas. También denominados ‘rojos y verdes’.

Campeones del gasto militar per cápita

El mito que “Noruega es una nación de paz” se vuelve muy difícil de mantener si volvemos nuestra atención a su arsenal bélico. Tenemos sólo seis países delante de nosotros cuando se trata del gasto militar per cápita. Éstos son las ‘dictaduras del petróleo’,  Israel y los Estados Unidos. Es en este grupo de guerreros hemos terminado, y con la compra de los aviones estén seguros de que estaremos allí metidos muchos años más.

Es ésto lo que el pueblo noruego quiere? Es ésto lo que quieren decir los políticos noruegos de “los esfuerzos de Noruega para la paz y la reconciliación”?

Vamos a la guerra por los intereses petroleros de Estados Unidos

Desde 1990 Noruega participó en la guerra del golfo pérsico, las guerras de Bosnia y Kosovo, la guerra en Afganistán y la guerra en Libia. Además de nuestro apoyo a la OTAN y la guerra contra el estado islámico en Siria e Irak.

Y ahora vamos a participar en la guerra en Mali, aunque solo con un batallón de 25 soldados.  Pero con esta contribución vamos a demostrar que estamos entre los occidentales más fiables y más dispuestos a ir la guerra.

A excepción de las guerras para desmembrar y mutilar a la antigua Yugoslavia, estas guerras se hacen para asegurar el acceso de Occidente al petróleo, gas natural y otros recursos estratégicos. Estas guerras también podrían ser percibidas como parte de una guerra de larga duración de Estados Unidos contra China, tanto en África y en el Oriente Medio.

La retórica de la guerra

En esta nueva Noruega beligerante nuestros gobernantes se han visto en la necesidad de imponer una exaltación a la guerra que no hemos visto antes. Se han apoderado del día de la liberación (de la Alemania nazi) el 8 de mayo y lo quieren convertir a ‘dia de la OTAN’ en homenaje a los veteranos de las guerras de la OTAN. (Org. Tratado Atlántico Norte)

Este cambio de Noruega de “una nación de paz” a un estado armamentista ha tenido lugar disimuladamente y en secreto. Nunca se ha puesto a debate público o discusión democrática entre la gente y además coloca a nuestro país en una situación muy peligrosa, tanto a corto como a largo plazo. Noruega en pié de guerras no es, evidentemente, un tema en la campaña electoral venidera, pues por desgracia en ésto todos los partidos políticos van de la mano.

Pål Steigan/ noruego.today

Legg inn en kommentar